Santa Claus, según la física

agosto 22, 2008

Santa Claus, el gordo barbudo, ¿existe? la física no dice que no directamente sin proponerse un estudio sobre este ser. Y aquí están las conclusiones.

1. Ninguna especie conocida de reno puede volar, pero hay 300.000 especies de organismos con vida que aún no han sido clasificados, muchos de ellos insectos y gérmenes. Muchos, que no todos. Esto no excluye que pueda haber renos con la capacidad de elevarse hacia el cielo.

2. Hay 2.000 millones de niños (personas con menos de 18 años) en todo el planeta. Pero como Santa Claus no da regalos a musulmanes, hindúes, judíos o budistas (xenofobia?), eso reduce el trabajo hasta un 15% aproximadamente (378 millones). Con una media de 3.5 niños por casa, según el censo, eso significa que Santa tendría que visitas unos 91.8 millones de hogares. Intentemos pensar que hay por lo menos un niño que ha sido bueno en cada uno de ellos, si no tendríamos que reducir ese número…

3.Santa Claus tiene 31 horas de navidad para trabajar, gracias a las diferencias horarias y asumiendo que viaja de este a oeste, lo más lógico.
Eso signica que tiene que visitar 822.6 casas por segundo. Es decir, el gordito tiene una milésima parte de segundo para llegar a la casa cristiana (con un niño bueno), aparcar, salir del trineo, bajar por la chimenea, llenar los calcetines, distribuir los regalos restantes bajo el árbol, comerse los regalos que le han dejado a él (vaya empacho), subir por la chimenea, subirse de nuevo al trineo y ir a visitar la siguiente casa.
Asumiendo que esas 91.8 millones de casas estan regularmente distribuidas por el planeta (falso, pero podemos aceptarlo en nuestros ‘cálculos’), estamos hablando ahora de una distancia de separacion de 125.5 kilómetros por cada parada, un viaje total de 121.5 millones de kilómetros, sin contar las paradas de lo que nosotros ya sabemos, comer, etc…

Esto significa que el trineo del gordo se mueve a 1046 Km/s (3.765.600 Km/h), unas 3.000 veces la velocidad del sonido, o 300 veces menor a la de la luz. Para comparar, el vehículo más rápido construido por el hombre (el ulyses space probe), se mueve a 44.1 Km/s (unos 158.760 Km/h). Un reno convencional (no el volador) puede correr a 24 kilómetros por hora.

4.La carga en el trineo añade otro elemento interesante. Asumiendo que cada niño recibiera nada más que un paquete mediano de lego (1 Kg aprox.), el trineo tendría que aguantar un peso de 321.300 toneladas, eso sin contar al ya mencionado gordito.
En tierra, un reno convencional puede llevar un máximo de 136 Kg. Si suponemos que el super-reno volador pudiera llevar 10 veces más peso (1360 Kg), necesitaríamos 214.200 renos. Esto aumenta el peso, sin contar el peso del trineo, a 356.430 toneladas. De neuvo, para comparar, es cuatro veces el peso de el Queen Elizabeth (un barco).

5. 356.000 toneladas a 1.056 Km/s crea una gran resistencia al aire, que provocará que los renos reciban un calor proporcional al de una nave eespacial entrando en la atmósfera terrestre.

Resumiendo, los primeros renos se incendiarían casi instantaneamente, exponiendo a la resisntecia a los de detrás, causando, también, explosiones sónicas a su paso. Todos los renos habrían sido vaporizados en menos de 4.26 milésimas de segundo.

mientras, Santa Claus estaría recibiendo una fuerza de 17500.06G. Un Santa de unos 100 Kg (algo no muy gordo) sería llevado hasta el final de su trineo con una fuerza de 1957257 Kg.

En conclusión, es físicamente imposible que alguien aguante esas fuerzas, a parte de que Santa Claus fuera un robot, como en Futurama.

Vía: Traducción y adaptación de Physlink (El cambio de medidas puede alterar los resultados)

Anuncios